Dharma


“Mucha gente pregunta: “¿Por dónde empiezo?”. Empieza desde donde estás. No trates de alcanzar la luna hasta que no hayas visto bien la tierra. Primero aposéntate firmemente en la tierra y comprende dónde estás. Más tarde podrás ver la luna y entenderla, sin despegar tus pies (¡si no, flotarás!) […].

Empecemos siempre por el lugar en donde estemos, no donde creamos estar, o pensemos que deberíamos estar. Si partimos desde posiciones irreales, existirá una brecha, una falta de conexión entre nuestra atención y su objeto […]. La conciencia está relacionada con lo que es, no con lo que era, o será, o debe ser; si no es así la meditación no puede ser practicada con propiedad. No busques ideales, sino a ti mismo. Sólo de esa forma podrás conocerte y ser capaz de vivir plenamente en el presente”.

Dhiravamsa,  La vía del no apego.

manosflor1

1º Busca en ti mismo la fuerza del propósito, la fe en la propia regeneración. Tu divinidad te espera. Esfuérzate en hallarla y actualizarla.

2º Practica en todo momento la religión universal del bien sin distinción de creencias, de clases, de partidos, de intereses, de nacionalidades, de razas, de reinos de la naturaleza.

3º Relega al olvido tus faltas y limitaciones pasadas, para renacer con renovados estímulos a una vida mejor. Entonces, tácitamente, serás merecedor de la invisible ayuda.

4º Practica la simpatía y adquiere el hábito del contento a través de todas las circunstancias. Decídete a realizar el leve esfuerzo de prescindir de los pequeños defectos. Lucha con todas tus fuerzas contra la depresión, contra la tristeza, contra el tedio, contra el mal humor. Combate los métodos dominantes de acritud y grosería e impón la condición de ser siempre y con todo el mundo amable.

5º Procura dar todas las facilidades posibles a los demás. Ayúdalos a descubrir su camino más noble y a seguirlo. Haz de la generosidad de pensamiento y acción tu ley silenciosa.

6º Proponte firmemente no censurar a nadie, ni aún de pensamiento. ¿Qué sabemos de las verdaderas causas de los actos ajenos? Esfuérzate, por el contrario, en comprender.

7º Adopta una divisa solar, de alegría a todas horas. Entonces la luz oculta que guía al mundo te la incrementará y te sorprenderán a ti mismo los resultados.

8º Procura no autoexaltarte ni autocompadecerte. No pienses demasiado en ti mismo, si no es con el fin de perfeccionarte.

9º Invoca la armonía como fórmula de salud integral, de equilibrio del cuerpo y el espíritu, porque la armonía es la ley suprema del Universo.

10º Irradia con humildad tu mensaje viviente de belleza, de espiritualidad y de paz, en un mundo atormentado y materialmente desorientado. Necesita de tu eficaz contribución, ofrécesela. Ofrécele tu mente positivizada, tu cuerpo puro, tu aura luminosa, tu contentamiento radiante, tu fe sin límites en la bondad de la vida y en las leyes que conducen a un alto fin: la evolución humana.

MV. Kyabye Kalu Rinpoché

manjushri21

“¡Así como la tierra y los demás elementos sirven generosamente a los innumerables seres repartidos en el espacio infinito, pueda yo ser útil de muchas maneras a todos los seres que pueblan el espacio hasta su liberación final!”
Santideva. Bodhicaryavatara.

“La liberación personal considerada en sí misma como meta es causa de esclavitud y sufrimiento. La liberación personal como medio hábil para ayudar a los demás es la verdadera liberación”
Sutra de la Enseñanza de Vimalakirti

(imagen: Ârya Mañjusrî, el boddhisattva de la sabiduría perfecta)

“El miedo es uno de los temas centrales en la existencia humana independientemente de la cultura, la religión y la raza. A causa del miedo, los seres humanos han hecho la guerra y se han matado los unos a los otros a lo largo de toda la historia de la humanidad.

[…]

Proyectamos nuestra sombra a la gente que nos rodea, a las situaciones externas, y a aquellos que sostienen puntos de vista opuestos a los nuestros, así sean políticos, religiosos, culturales o espirituales. Dicho en pocas palabras: a causa de nuestra falta de consciencia, proyectamos nuestra sombra en el otro, lo cual provoca conflicto, dolor y sufrimiento a lo largo de nuestra existencia, en nuestras relaciones y en el mundo en el que vivimos.

[…]

Se plantea la pregunta de si es posible rechazar la proyección de una sombra de otra persona. Sí, existe una posibilidad, si uno tiene su propia sombra razonablemente vigilada o bajo control consciente. Para rechazar otra sombra, no has de volverte contra ella; sino que como un buen matador has de dejar pasar el toro permaneciendo firmemente enraizado en ti mismo.

[…]

La forma más elevada de creatividad se logra cuando podemos afrontar nuestro cielo e infierno internos”

Dhiravamsa

Para leer más, http://www.dhiravamsa.com/espanol/texts.htm)

“El pensamiento se manifiesta en la palabra; la palabra se manifiesta con el hecho; el hecho se convierte en un hábito, y el hábito se endurece hasta convertirse en carácter.

De modo que observa el pensamiento y sus formas con cuidado, y deja que surja del amor y que nazca de la preocupación por todos los seres…

Del mismo modo que la sombra sigue al cuerpo, conforme a lo que pensamos, en eso nos convertirmos”.

Dhammapada
(Enseñanzas del Buddha)

Vivir en samsara sabiendo que vives en él es difícil. Es difícil ver el samsara que hay dentro de uno mismo, ese mundo interno que se proyecta y nos devuelve la imagen de esta “realidad”.

Lo que vivimos fuera es lo que tenemos dentro.

“Si uno percibe el mundo como una burbuja de espuma y como un espejismo, a ese no lo ve el Dios de la Muerte”.

Dhammapada, capítulo XIII, v. 170