“Mucha gente pregunta: “¿Por dónde empiezo?”. Empieza desde donde estás. No trates de alcanzar la luna hasta que no hayas visto bien la tierra. Primero aposéntate firmemente en la tierra y comprende dónde estás. Más tarde podrás ver la luna y entenderla, sin despegar tus pies (¡si no, flotarás!) […].

Empecemos siempre por el lugar en donde estemos, no donde creamos estar, o pensemos que deberíamos estar. Si partimos desde posiciones irreales, existirá una brecha, una falta de conexión entre nuestra atención y su objeto […]. La conciencia está relacionada con lo que es, no con lo que era, o será, o debe ser; si no es así la meditación no puede ser practicada con propiedad. No busques ideales, sino a ti mismo. Sólo de esa forma podrás conocerte y ser capaz de vivir plenamente en el presente”.

Dhiravamsa,  La vía del no apego.

Anuncios