“El logro mas grande es la abnegación.
El valor mas grande es la auto-maestría.
La cualidad mas grande es tratar de servir a los demás.
El precepto mas grande es estar concienste continuamante.
La medicina mas grande es la vacuidad de todo.
La acción mas grande es no conformarse con el camino mundano.
La magia mas grande es la transmutación de las pasiones.
La generosidad mas grande es el no-apego.
La bondad mas grande es una mente enteramente pacífica.
La paciencia mas grande es la humildad.
El esfuerzo mas grande es desinterés por los resultados.
La meditación mas grande es una mente que permite dejar ir.
La sabiduría mas grande es ver a través de las apriencias”.

Atisha

“Mucha gente pregunta: “¿Por dónde empiezo?”. Empieza desde donde estás. No trates de alcanzar la luna hasta que no hayas visto bien la tierra. Primero aposéntate firmemente en la tierra y comprende dónde estás. Más tarde podrás ver la luna y entenderla, sin despegar tus pies (¡si no, flotarás!) […].

Empecemos siempre por el lugar en donde estemos, no donde creamos estar, o pensemos que deberíamos estar. Si partimos desde posiciones irreales, existirá una brecha, una falta de conexión entre nuestra atención y su objeto […]. La conciencia está relacionada con lo que es, no con lo que era, o será, o debe ser; si no es así la meditación no puede ser practicada con propiedad. No busques ideales, sino a ti mismo. Sólo de esa forma podrás conocerte y ser capaz de vivir plenamente en el presente”.

Dhiravamsa,  La vía del no apego.

almendro-hokusai

… Solsticio de invierno y época de renovación.

¡Feliz renacimiento!

(imagen: Hokusai)

No creo nada en el pensamiento intelectual (o en el pensamiento en general).

Cuando terminé la carrera empecé el doctorado; fue una época muy feliz que me dio muchas satisfacciones, académicas y personales. Me demostré a mí misma muchas cosas y trabajé temas que me enseñaron mucho del (de los) mundo(s). Pero lo dejé, nunca presenté el proyecto de investigación. En el momento me di cuenta perfectamente de que era una cuestión de qué quería ser.

En estos días empiezo un Experto universitario en lenguas y culturas de India e Irán. Es fascinante. Siempre me he sentido atraída por la India y el budismo, pero no de una manera intelectual, sino más bien… vital.

Hoy leí algo revelador:

[…] en la India no se concibe que el esfuerzo por el conocimiento no sea al mismo tiempo el esfuerzo por el propio perfeccionamiento, y un medio de “redención” […]. Los filósofos “profesionales” de la India son pues en general también expertos en yoga y meditación. La filosofía es para ellos la herramienta  racional con la que se accede a algo que queda más allá de ella, y que es la verdadera felicidad de un espíritu sereno […]. De este modo el razonamiento y la técnica de autocontrol cooperan para lograr que el individuo  goce del fruto del conocimiento de un modo que nosotros calificaríamos de físico.

Durante mucho tiempo pensé que los logros académicos eran el baremo único por el que se medía la capacidad de las personas, y me sentía en desventaja respecto a los demás porque siempre he sido una persona más bien emocional. Después de dejar el doctorado me di cuenta de que si lo que estudio no me ayuda a crecer no me vale de nada. Siempre sentí que estudiar era estudiarme a mí misma y desarrollarme, no conseguir una meta concreta (y menos una meta que consista en la competitividad o cuestiones semejantes).

Afortunadamente tengo mis inquietudes y muchas ganas de aprender, y  materiales preciosos que de repente se me ponen delante; yo aprovecho y le cojo al vuelo los tres pelos a la oportunidad. Lo mejor de todo es que no paro de crecer y reencontrarme en esta fiesta que es hacer elecciones en la vida.

tapestry

“El mayor conocimiento que un hombre debe aprender no está en la ciencia médica, la sociología, la química, la biología o las matemáticas, sino en la ciencia del hombre mismo, en la ciencia del ser. La ciencia del ser y de la autoconciencia es el más elevado conocimiento que un hombre puede poseer, porque con él puede llevar adelante su vida a través de todas sus circunstancias”.

Yogui Bhajan.

manosflor1

1º Busca en ti mismo la fuerza del propósito, la fe en la propia regeneración. Tu divinidad te espera. Esfuérzate en hallarla y actualizarla.

2º Practica en todo momento la religión universal del bien sin distinción de creencias, de clases, de partidos, de intereses, de nacionalidades, de razas, de reinos de la naturaleza.

3º Relega al olvido tus faltas y limitaciones pasadas, para renacer con renovados estímulos a una vida mejor. Entonces, tácitamente, serás merecedor de la invisible ayuda.

4º Practica la simpatía y adquiere el hábito del contento a través de todas las circunstancias. Decídete a realizar el leve esfuerzo de prescindir de los pequeños defectos. Lucha con todas tus fuerzas contra la depresión, contra la tristeza, contra el tedio, contra el mal humor. Combate los métodos dominantes de acritud y grosería e impón la condición de ser siempre y con todo el mundo amable.

5º Procura dar todas las facilidades posibles a los demás. Ayúdalos a descubrir su camino más noble y a seguirlo. Haz de la generosidad de pensamiento y acción tu ley silenciosa.

6º Proponte firmemente no censurar a nadie, ni aún de pensamiento. ¿Qué sabemos de las verdaderas causas de los actos ajenos? Esfuérzate, por el contrario, en comprender.

7º Adopta una divisa solar, de alegría a todas horas. Entonces la luz oculta que guía al mundo te la incrementará y te sorprenderán a ti mismo los resultados.

8º Procura no autoexaltarte ni autocompadecerte. No pienses demasiado en ti mismo, si no es con el fin de perfeccionarte.

9º Invoca la armonía como fórmula de salud integral, de equilibrio del cuerpo y el espíritu, porque la armonía es la ley suprema del Universo.

10º Irradia con humildad tu mensaje viviente de belleza, de espiritualidad y de paz, en un mundo atormentado y materialmente desorientado. Necesita de tu eficaz contribución, ofrécesela. Ofrécele tu mente positivizada, tu cuerpo puro, tu aura luminosa, tu contentamiento radiante, tu fe sin límites en la bondad de la vida y en las leyes que conducen a un alto fin: la evolución humana.

MV. Kyabye Kalu Rinpoché

manjushri21

“¡Así como la tierra y los demás elementos sirven generosamente a los innumerables seres repartidos en el espacio infinito, pueda yo ser útil de muchas maneras a todos los seres que pueblan el espacio hasta su liberación final!”
Santideva. Bodhicaryavatara.

“La liberación personal considerada en sí misma como meta es causa de esclavitud y sufrimiento. La liberación personal como medio hábil para ayudar a los demás es la verdadera liberación”
Sutra de la Enseñanza de Vimalakirti

(imagen: Ârya Mañjusrî, el boddhisattva de la sabiduría perfecta)